El número de suscriptores únicos alcanzó los 4.700 millones en 2015. China e India aumentarán un 45% sus abonados en 5 años.Casi tres cuartas partes de la población mundial estará conectada a una red móvil para el año 2020. En los próximos cinco años, otros mil millones de personas se sumarán a la conexión móvil hasta alcanzar los 5.600 millones de abonados, equivalente al 72% de la población mundial prevista para 2020, según el último estudio de GSMA, la patronal de las operadoras de telecomunicaciones, hecho público este lunes, en la inauguración del Mobile World Congress de Barcelona.GSMA calcula que había 4.700 millones de abonados móviles únicos en todo el mundo a finales de 2015, lo que equivale al 63%. La industria se ha beneficiado del crecimiento de suscriptores rápido durante los últimos cinco años, añadiendo 1.400 millones de nuevos abonados entre 2010 y 2015. Excluyendo las conexiones máquina a máquina (M2M) hay 7.300 millones de conexiones móviles a finales de 2015, lo que significa que cada abonado tenía de media 1,46 líneas (tarjeta SIM).Sin embargo, muchas regiones económicamente desarrolladas, especialmente Europa y los países avanzados de Asia y el Pacífico (por ejemplo, Corea del Sur, Japón, Australia) ya han alcanzado niveles extremadamente altos de penetración móvil y se encuentran ahora en un punto de saturación. Esto significa que la gran mayoría de los esperados 1.000 millones de nuevos suscriptores en los próximos cinco años provendrá de los países en desarrollo.China e India, los dos mercados de telefonía móvil más grandes del mundo, serán los principales impulsores de este crecimiento y aumentarán un 45% el número de abonados. Pero el informe pronostica que incluso China junto a Brasil se acercarán también a un punto de saturación en 2020.Por eso, el reto ahora vendrá en gran medida de asegurar la conexión de pequeñas poblaciones, principalmente rurales de bajos ingresos, que pueden requerir la colaboración entre los operadores, los gobiernos y otros actores para salvar la brecha en este caso móvil. El informe de la GSMA estima que los operadores de los mercados desarrollados deberán compensar la desaceleración del crecimiento en abonados con nuevos modelos de negocio como las conexiones máquina a máquina (M2M) o el Internet de las Cosas, para lo que es preciso el desarrollo de redes más potentes como el 5G o quinta generación de telefonía móvil.Disminución de las SIMSegún el GSMA, el número de tarjetas SIM por abonado ha disminuido ligeramente en los últimos años, y seguirá disminuyendo, después de haber aumentado de manera constante en las primeras etapas de la telefonía móvil. Esta tendencia se puede atribuir a varios factores: el aumento de la penetración de teléfonos inteligentes y la adopción de Internet móvil ha impulsado el uso de los servicios de comunicación online, que ha dispensado a los consumidores de para mantener varias tarjetas SIM con el fin de aprovechar las diferencias de precios entre los servicios rivales.La mejora de la cobertura de la red también ha impulsado que los suscriptores sean menos propensos a requerir SIM diferentes para garantizar la conectividad cuando se mueve dentro de un país. Y muchas compañías impulsadas por los reguladores tienen ahora políticas para desconectar las tarjetas SIM que se consideran inactivas.