Hace unos 10 años, el gerente general de la desarrolladora Esquemas, empezó a hablar dentro de la Cámara Uruguaya de Tecnologías de la Información (CUTI) de crear una gremial de comercio electrónico, tal como estaba pasando en otros países. Pero no era el momento. El guante lo recogió Álvaro Lamé en su segunda presidencia de la gremial tecnológica y hace cinco años se creó una comisión, que trajo a Uruguay actividades como el e-commerce day o la jornada de descuentos Cyber Monday. Esta comisión comenzó a atraer a otros actores de los negocios electrónicos –como supermercados, o comercializadores como Mercado Libre o Sendstar– más allá de las empresas tecnológicas. Fue así que se generó el germen de la nueva Cámara de la Economía Digital del Uruguay (CEDU) que se presentó esta semana, apadrinada por Cuti y con Montado – que seguirá siendo directivo de CUTI– como presidente. Para CUTI tenía mucho sentido fomentarla y ser impulsor porque el desarrollo de la economía digital claramente redunda en beneficio de sus socios. Tanta es la vinculación que CEDU funcionará en las instalaciones de CUTI en el LATU, y en su directiva estará su presidente, Carlos Caetano. La CEDU nuclea a proveedores de soluciones tecnológicas, comercios, industrias, operadores financieros, los sellos de tarjeta de crédito, operadores logísticos, y empresas de publicidad y marketing. ¿Por qué no llamarla Cámara de e-commerce?Hay algo parecido con lo que pasó con CUTI, que empezó siendo la Cámara de Software. El gran esfuerzo va a estar en el comercio electrónico, pero no nos queríamos quedar cortos en el alcance. Una empresa que, por ejemplo, sustituye servicios físicos por online para atender al público, generar reclamos, está integrando una transformación. La economía digital es esa transformación donde cada vez más estamos pivoteando entre los dos mundos. Estos términos van a desaparecer en el futuro. Hoy los necesitamos porque estamos yendo hacia un lugar nuevo. Hoy día hay empresas que venden telefónicamente y no decimos “comercio telefónico”. ¿Qué problemas enfrenta el e-commerce?En Uruguay se han hecho cosas muy bien. Tenemos un alto nivel de penetración de internet, un nivel básico educativo muy importante, como para consumir tecnología, una industria de software con excelente reputación, y un inicio de bancarización que es un factor importante. Pero tenemos rezago en la oferta de comercio electrónico, además de dificultades para implementar el sistema de pagos online. Los procesos de autorizaciones (de los sellos de tarjetas de crédito) a un comercio para operar online se demoran o se postergan, o a veces ni siquiera se aprueban. Estas cosas no están para nada aceitadas. Por otro lado, los operadores logísticos tienen que seguir trabajando. ¿En qué se centrará CEDU?Las reglas de la economía digital se están escribiendo día a día. Estamos transitando una transformación. Una línea será trabajar con los empresarios actores del desarrollo del e-commerce en capacitación, generación de códigos de buenas prácticas, en resolver problemas, oficiando de caja de resonancia. Pero también tenemos que trabajar con los consumidores. Tenemos que darles soporte para generar confianza. Estamos explorando la posibilidad de que haya sellos de confianza, pero también educarlo en lo que puede y lo que no, y lo que no debe. No es el foco de la cámara, pero vamos a estar atentos. Pero los uruguayos se están animando más a comprar online. Todavía no vimos nada de la economía digital. Lo que viene será seguramente mucho más de lo visto hasta ahora. Una preocupación de la cámara es que la experiencia de los usuarios en la vida digital sea cada vez mejor. No solo desde el punto de vista de accesibilidad o seguridad, disponibilidad, sino también de la vivencia. Lo que sorprende es que los uruguayos empiezan a comprar online; falta que los comercios se vuelquen en mayor cantidad a tener servicios online. Ha habido dinamizadores, y uno que va a terminar siendo beneficioso para el comercio establecidos es el de las compras en el exterior. Es la visión que tengo. Necesitamos que se desarrollen más comercios electrónicos, incluso hasta para competir con las empresas del exterior. Hay quienes dicen que eso se tiene que controlar más, pero lo que tenemos que hacer es ofertar más nosotros, y no podemos tapar el sol con la mano. El comercio electrónico vino para quedarse y no lo vamos a tapar.¿Se puedem potenciar las compras desde el exterior a través del e-commerce?Hay allí una oportunidad para lo que se llama los special goods. Uruguay tiene productos de nicho, que puestos en internet tendrían un mercado literalmente infinito. Ya se está haciendo en ebay o Mercado Libre, donde se venden hacia el exterior productos que no se consiguen en otros lados. Cuando se piensa en los nuevos negocios, lo que sorprende para un país para Uruguay, aunque sea un producto de nicho, toda la producción podría irse por ese canal. Aquí Uruguay necesita trabajar en regulaciones, por ejemplo, es muy difícil reimportar. Si alguien compra algo de Uruguay en Japón y le queda chico, cuesta enorme trabajo para volverlo a entrar para cambiarlo. Está cambiando el mundo. Hay que verlo así.¿En qué medidas concretas va a trabajar Cedu en el corto plazo?El desarrollo de comercio electrónico implica un esfuerzo económico para las empresas. Vamos a proponer al ministerio de Economía que se haga algo similar a lo que se hizo con la factura electrónica, que tiene un porcentaje de la inversión para su desarrollo que se puede descontar de IRAE. Esto sería un dinamizador enorme en el desarrollo de comercio electrónico en Uruguay.¿En qué está hoy su empresa Esquemas?Fue evolucionando. Tiene más de quince años. De aquella empresa que se dedicaba básicamente a desarrollar software y soluciones para internet pasó a ser una que vende la mitad de la facturación en consultoría. Los negocios online no son solo tecnología – en realidad eso es el menor de los problemas-, sino que es un tema de estrategia y comunicación. Una correcta conjugación de esos dos elementos es lo que te permite minimizar el riesgo de fracaso. Hoy Esquemas trabaja en elaborar estrategia online, luego la comunicación necesaria y por supuesto la tecnología que las soportan.Estrategia, comunicación y tecnología son los tres pilares. Si cambias una de los tres, cambia todo. Hoy es una empresa que da soluciones integrales para negocios online. El 70% de los ingresos proviene del exterior.