La primera entrega estuvo a cargo de Sebastián Franco y Ricardo Pinillos de Evertec, empresa líder en América Latina y el Caribe en tecnología y transacciones electrónicas.

Luego de una experiencia exitosa durante el 2020, la Cámara de la Economía Digital del Uruguay (CEDU) inició su ciclo de capacitaciones 2021, con el objetivo de brindar conocimientos y herramientas necesarias para desenvolverse en el mundo del comercio electrónico.

La primera instancia de este año contó con la participación de Sebastián Franco y Ricardo Pinillos, Presales Manager y gerente de Productos de Evertec, respectivamente, una firma líder en América Latina y el Caribe en tecnología y transacciones electrónicas, para abordar la problemática del fraude en el e-commerce y cómo las empresas pueden prevenir este delito.

En el inicio de la charla Pinillos describió al fraude en el comercio digital como las transacciones que no son realizadas por los titulares de las cuentas involucradas o que hacen pasar como efectuadas.

Franco señaló que este delito se materializa cuando entran en juego los diferentes métodos de pago en los procedimientos del mercado electrónico, pero Pinillos describió varios pasos previos que llevan a que exista fraude y cómo actúan las organizaciones criminales involucradas. En una primera instancia, existe una “fuga de datos” que, a través de los diferentes mecanismos, los ciberdelincuentes logran sustraer tanto de las personas como de los comercios. Esa información es vendida a otros grupos criminales que serán los que se encarguen de llevar adelante el fraude.

“Las personas son el eslabón más frágil de la cadena, y es a través de ellas que se excede a esa información”, dijo el experto, ya que existen diferentes mecanismos de engaño por los cuales los usuarios terminan confiando información personal y bancaria a sitios inseguros.

Pese a esa situación, Pinillos remarcó que los comercios son los más perjudicados en este tipo de delitos, ya que los Marketplace o pasarelas, generalmente, protegen a los clientes y los negocios se quedan sin el dinero y sin el producto o servicios que intentaron comercializar. “En los contratos con las tarjetas, generalmente, los comercios asumen los riesgos. Y en el afán de crecimiento, no se presta atención a la seguridad”, agregó.

Pinillos también indicó cuándo suele ser más frecuente que se presenten situaciones de fraude en el e-Commerce. Una de ellas es a través de los productos de alto valor (como pueden ser celulares, tablets u otros dispositivos electrónicos), que son “altamente revendibles” por su importante demanda. También se puede presentar mediante servicios que requieren pagos a través de intermediarios (pagos de impuestos, suscripciones, etc.) o a través de cuentas en las que se necesita cargar dinero.

“Estos mecanismos pueden dar la sensación de que el comercio está teniendo más ganancias, pero en realidad está siendo víctima de ciberdelincuentes, ya que estos hacen depósitos, pero en realidad sacan el dinero de alguna otra forma”, agregó Franco, señalando que no solo los comercios físicos pueden ser afectados por el fraude.

Con este delito, los negocios no solamente pueden ser perjudicados económicamente, sino que también en su reputación, ya que los clientes lo percibirán como un comercio inseguro para realizar sus compras y también perderá la confianza de las marcas que comercializa. “Puedo perder poco dinero, toda mi rentabilidad o afectar a todo mi negocio con la pérdida de proveedores”, expresó Franco.

Ante esto, los expertos puntualizaron cuáles son los mecanismos para establecer seguridad en los comercios y evitar ser víctimas de fraude. Pinillos destacó que lo principal es que las organizaciones cuenten con sus propios mecanismos de control para chequear la información de los usuarios, sumado a los sistemas que pueden ofrecer los Marketplace. Franco destacó que el uso de la tecnología es de suma importancia, ya que con la biométrica, la inteligencia artificial y otras se puede rastrear las costumbres de los usuarios, lo que permite detectar acciones sospechosas.

Además, señalaron la importancia de los protocolos de autenticación de usuarios que utilizan diferentes sitios, permitiendo una mayor seguridad para los comerciantes.

Por último, remarcaron la necesidad de detectar acciones que pueden estar indicando un posible riesgo de fraude, como puede ser un crecimiento abrupto de la venta de determinados productos, los horarios en los que se realizan las transacciones y las zonas geográficas desde donde provienen. “Muchas veces nos centramos en lo positivos de estar realizando más ventas y no somos capaces de percibir los riesgos existentes”, expresó Pinillos.

Este encuentro, así como todos los realizados durante el 2020, se pueden revivir en el canal de Youtube «CEDU Uruguay» https://www.youtube.com/channel/UCnAmlBELH0REWgf-TwdXriA