En primer semestre de 2020 hubo 5 millones más de operaciones respecto a igual período del año pasado

Entre enero y junio la operativa de pagos web y móviles mostró un comportamiento al alza en la cantidad de operaciones registradas, según informó este lunes el Banco Central del Uruguay (BCU) en su reporte sobre el sistema de pagos minorista.

Estas modalidades de pago poco a poco siguen ganando terreno entre los usuarios. Durante el primer semestre del año los pagos web crecieron un 43% en la comparación interanual con 14, 7 millones de operaciones por un total de US$ 5.696 millones (pagos de bienes y servicios).

Según el BCU, factores como los descuentos especiales aplicables a ciertas compras por internet y la comodidad y conveniencia a la hora de efectuar los pagos resultan clave para impulsar el cambio de hábitos de los agentes. Esto se ha visto potenciado en el contexto de la emergencia sanitaria por covid-19 vigente desde el 13 de marzo de 2020, según el BCU.

Estas operaciones de pago de bienes y servicios se hacen a través de los servicios de banca por internet y de las terminales específicamente diseñadas para ese fin, en las que el usuario ingresa de manera directa al sitio web del banco, al sitio del proveedor de servicios de pago o al establecimiento comercial.

En la misma línea la operativa de pagos móviles registró un incremento de 29% en términos interanuales con 2,8 millones de operaciones por un monto total de US$ 230  millones.

De acuerdo con el informe, si bien las tasas de crecimiento para las últimos períodos evidenciaban una desaceleración discreta en esta modalidad de pago, la misma se revirtió levemente en la primera mitad del año probablemente por la situación de emergencia sanitaria, lo que ha impulsado a los consumidores a volcarse en mayor medida a mecanismos remotos de pago, explicó el regulador.

Las transacciones móviles son los que se inician desde un dispositivo por una instrucción de pago enviada por el titular mediante mensaje a la institución donde tiene radicada su cuenta.

Así, en el primer semestre de 2020 y entre las dos modalidades hubo un total de 17,5 millones de operaciones, 5 millones más respecto a igual período del año pasado.

Por otro lado, la operativa con tarjetas de débito tuvo un total de 107 millones de operaciones, lo que representa una disminución de 5% con respecto al semestre anterior, si bien el volumen es superior al alcanzado en el mismo semestres de 2019. El monto operado fue de US$ 3.005 millones. El informe sostiene que al igual que en tarjetas de crédito y dinero electrónico los guarismos han sido impactados a raíz del descenso en la actividad económica de los últimos meses.

Fuente: El Observador